Ventajas de una cooperativa de consumidores y usuarios

Una de las necesidades del hombre es consumir y por lo tanto del mismo modo le resulta necesario producir para alimentarse, vestirse, desplazarse, educarse, cuidarse la salud y, en general, satisfacer todas aquellas necesidades indispensables para su desarrollo.

La práctica de la cooperación en el consumo es fundamental en la medida en que no pasa un solo día en que no se consuma un bien (artículo) o un servicio (educación, transporte, salud, capacitación profesional, vivienda, etc.). El aumento de la calidad de vida genera nuevas necesidades que se tratan de satisfacer en las mejores condiciones de precios y calidad. Sin embargo, la labor de intermediación que acompaña a buena parte de los procesos de producción y venta o el escaso poder de negociación de buena parte de la empresas de pequeñas dimensiones derivan, generalmente, en especulaciones desmedidas incrementando ostensiblemente el coste del producto o servicio.

La cooperación, principio que se encuentra en la base de todo tipo de asociacionismo, evita todo este tipo de situaciones, es decir, reduce o evita al intermediario, traslada los productos a los mejores mercados y consigue que se paguen al mejor precio. Lo único que hace falta es que el consumidor participe, se organice y colabore.

Por otra parte, la cooperación busca elevar el nivel de vida de las personas a través de su propio esfuerzo, desarrollando una serie de beneficios sociales para sus asociados y la comunidad a la que pertenecen.

Las cooperativas de consumidores y usuarios son entidades que no se proponen esencialmente la obtención de beneficios económicos, sino que también buscan otros objetivos como es la prestación de servicios a sus asociados/as y, como usuarios, la defensa de los mismos. Se sujetan a normas equitativas e igualitarias para asegurar la consecución de finalidades de interés general, organizándose y administrando los recursos con el objeto de proporcionar a sus asociados los productos o servicios que necesitan al menor coste y en las mejores condiciones posibles.

La cooperación invita a la suma de esfuerzos y de la aportación económica de los participantes porque ésta se afianzará y comprometerá en el interés común

Se pueden enumeran un sinfín de actividades a las que una cooperativa de consumo se puede dedicar (abastecimiento, distribución, ahorro y préstamo, prestación de servicios de educación y obtención de vivienda) siempre que la asociación de personas se cree para consumir bienes y servicios en común, para su uso personal, sus hogares o sus actividades económicas.

En términos generales, este sistema de ayuda mutua cuenta con múltiples e importantes beneficios:

Para el socio/a:

  • Es tratado como dueño/a, de tal forma que participa activamente en el desarrollo de la empresa
  • Todos los socios/as tienen igualdad de derechos y obligaciones
  • Cada socio/a tiene derecho a un voto, independientemente de cuál sea el número y valor de sus aportaciones
  • Ejerce el derecho de igualdad
  • Se establece un régimen en el que las aportaciones individuales consistentes en certificados de aportación en efectivo, bienes, derecho, trabajo, etc., constituyen una propiedad común con funciones de servicio social o de utilidad pública.
  • Los productos y servicios se obtienen en las mejores condiciones
  • Por sus operaciones tienen derecho a un remanente que se refleja al final de un ejercicio social
  • Adquiere conciencia grupal y sentido solidario que se hace extensible a otros ámbitos de la sociedad
  • La doctrina cooperativa ensalza los valores de la persona, integrando a personas honradas y eligiendo a aquéllas de mayores aptitudes para su administración

Para la Comunidad:

  • Su afiliación le permite gozar de los beneficios que la cooperativa otorga
  • Puede incidir en nuevos proyectos para subsanar las necesidades de la comunidad, adoptando el sistema cooperativo
  • Posibilita la regulación de precios en la comunidad entre los demás comerciantes
  • Posibilita el emprendizaje de obras en beneficio de la comunidad y de sus socios
  • La actividad económica estará orientada al bienestar material de toda la comunidad
  • Pretende establecer una confianza que garantice la estabilidad de relaciones y negocios de la sociedad
  • La solución a los problemas se realiza de una forma grupal organizada
  • Son un apoyo para elevar la obtención de las utilidades de las personas físicas con actividades empresariales
  • La distribución de excedentes de percepción se realizará de acuerdo con el consumo o monto de operaciones realizadas
  • El objetivo de la sociedad no es el lucro sino la acción conjunta de los socios para su mejoramiento económico y social

Si bien es cierto que las cooperativas no tienen por qué  ser entidades no lucrativas, es necesario matizar los siguientes conceptos:

  • Las cooperativas son entidades que proporcionan ventajas económicas a sus asociados (menores precios o distribución anual de excedentes, y aumento de los ingresos de los trabajadores asociados con su ocupación).
  • Las ventajas económicas no guardan necesariamente relación con sus excedentes anuales, sino con la calidad y el precio de los artículos o del conjunto de las actividades realizadas al servicio de los socios (vivienda, créditos, seguros, etc.).
  • El volumen de los excedentes anuales dependen de las condiciones económicas generales, de la eficiencia en el funcionamiento y administración y de la política de precios y deducciones o retenciones que decidan adoptarse
  • Los principios cooperativos previenen sobre cualquier posible carácter especulativo de sus operaciones y aseguran el interés general como fin último
  • Buena parte de las entidades cooperativas de distinto tipo suelen destinar una parte considerable o la totalidad de sus excedentes a fines desinteresados, tales como educación, asistencia social, promoción de la comunidad, etc.