Un día histórico para Galicia: el pasado 13 de marzo tuvo lugar en Santiago de Compostela el acto de presentación y firma constituyente del Foro Gallego por la Economía Social, promovido por las cinco entidades más representativas del sector en Galicia: la Federación de Cooperativas Agrarias AGACA, la Unión de Cooperativas EspazoCoop, la Asociación de Centros Especiales de Empleo CEGASAL, la Agrupación de Sociedades Laborales AESGAL y la Asociación de Empresas de Inserción AEIGA. Todas ellas representan a 371 organizaciones, con un volumen de ingresos de 1.616 millones de euros anuales y 9.276 empleos directos, según las cifras aportadas.

El Foro Gallego se constituye, según los objetivos mencionados durante la presentación, “para dar visibilidad a la economía social ante la sociedad y los principales agentes económicos, representando sus intereses ante las diferentes instituciones políticas, económicas y sociales, y generando las condiciones adecuadas para el desarrollo de sus entidades a través de la intercooperación y el acceso a los procesos de contratación públicos”.

En el manifiesto fundacional, cuya firma se llevó a cabo en el acto, se demandan datos oficiales sobre la economía social en Galicia, “que la saquen de la invisibilidad actual” y que le den la presencia acorde a su peso económico en los centros donde se toman decisiones sobre el desarrollo económico, social y de empleo.

Para conseguir estos objetivos, las cinco organizaciones promotoras solicitan que las administraciones públicas “aprovechen la oportunidad que posibilita la nueva Ley de Contratos del Sector Público, en lo que respeta, de forma específica, a la incorporación de cláusulas sociales y mercados reservados para centros especiales de empleo y empresas de inserción”.

 

Exaltación de los valores de la economía social

El consejero de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, fue el encargado de inaugurar el acto, que calificó de “histórico”, y exaltó los valores que promueve este modelo en la búsqueda de la creación de empleo de calidad, “a través del fomento de la igualdad de oportunidades, la inclusión, el desarrollo local o el compromiso social y medio ambiental”.

Conde destacó que cuando se trabaja con valores “se contribuye de manera diferente a la economía y a la sociedad, porque este sector pone en primer plano a las personas y demuestra que una forma de hacer empresa distinta es posible”.

Empresas frontera: competitivas y con dimensión social

Por su parte, Celso Gándara, portavoz del Foro por la Economía Social Gallega, explicó que la iniciativa“surge del deseo de ser reconocidos como un interlocutor más en la escena política y social de Galicia para poder influir en las políticas que nos afectan, y para comunicar a la sociedad en general y las empresas en particular que el acto de comprar puede tener más poder que el acto de votar”.

Gándara añadió: “Somos organizaciones que desarrollamos proyectos socio-empresariales, y desarrollar ambas cosas nos convierte en empresas frontera”. Esto, continuó, significa que “realizamos nuestra actividad en la frontera entre el desarrollo de la parte empresarial, en un mercado cada vez más global y competitivo, y la dimensión social, basada en nuestros principios, donde la primacía de las personas y del fin social sobre el capital nos sirven de identidad y orientación”.

Esta simbiosis socio-empresarial, dijo el portavoz, “se articula a través de nuestros modelos de gestión y de nuestras estrategias corporativas y de negocio. De esta tensión entre principios y mercado surge nuestra identidad y el sentido de nuestras organizaciones”.

Celso Gándara habló también de la importancia de la economía social gallega en su conjunto que, según datos oficiales, en el ejercicio 2014 facturó 2.800 millones de euros y empleó, en datos del ejercicio 2017, a 13.000 personas.

Gándara acabó su discurso demandando la pertenencia al Consejo Económico y Social de Galicia “para tener en nuestra comunidad las mismas posibilidades que el sector de la economía social ha conseguido en la mayoría de las comunidades autónomas y en el Consejo Económico y Social de España”.

 

Economía centrada en las personas

En el acto participó también el presidente de la Confederación Empresarial Española de Economía Social (CEPES), Juan Antonio Pedreño, que calificó el nuevo Foro como “el impulso definitivo para la economía social gallega”. Pedreño defendió “otra forma de hacer empresa, que sea un modelo de calidad”, y recordó las numerosas iniciativas que en España y en la Unión Europea se están realizando para impulsar el sector.

La responsable de Políticas Sociales del Concello de Santiago, Concepción Fernández, clausuró el acto con una intervención en la que destacó que “nuestro desafío es el desarrollo de una economía social centrada en las personas”. La Concelleira compostelana insistió en que “el crecimiento sostenible sólo será posible con modelo económicos y empresariales centrados en las comunidades”.

 

Fuente: Observatorio Español de la Economía Social