El último Consejo de Ministros de 2017, celebrado el pasado 29 de diciembre, aprobó a propuesta de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, la Estrategia Nacional de Economía Social 2017-2020, que se vertebra en torno a 11 ejes y 65 medidas, cuyo objetivo es “consolidar y promocionar el modelo empresarial de la economía social para que el sector lidere la innovación frente a los cambios emergentes”, según se informa desde el propio Gobierno.

La redacción de la Estrategia 2017-2020 ha estado coordinada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que ha incorporado propuestas de todos los ministerios, comunidades autónomas, entidades locales, organizaciones empresariales y sindicales, así como de las entidades representativas del sector.

La Estrategia da continuidad al Programa de Fomento e Impulso de la Economía Social 2015-2017, aprobado también por el Gobierno. Ahora, con el nuevo Programa se pretende “abordar con mayor profundidad los cambios emergentes, el reto de la globalización, la era digital, el envejecimiento poblacional y la inclusión social”.

Con la Estrategia, el Gobierno da un nuevo impulso a un sector que, según las asociaciones más representativas, representa un 12,5% del empleo y un 10% del PIB, y que “ha demostrado ser pionero en la recuperación y el crecimiento económico sostenible en nuestro país, basándose en los principios de igualdad, solidaridad, compromiso con el desarrollo local y respeto al medioambiente”. Se trata de una Estrategia transversal, que integrará al sector de la economía social en el conjunto de las políticas públicas.

 

Creación de un empleo inclusivo, de calidad y estable

La Estrategia 2017-2020 contiene acciones dirigidas a la creación de empleo en el ámbito de la economía social; la realización de análisis sobre el sector; la generación de incentivos tanto al empleo estable como al emprendimiento en este modelo empresarial, y una mayor presencia en sectores de actividad y de prestación de servicios vinculados a los pilares del Estado del Bienestar, como el del ámbito de la dependencia.

En particular, el Ministerio de Empleo menciona que siguiendo la línea de los últimos años se seguirá potenciando la labor de los Centros Especiales de Empleo, de las Empresas de Inserción y de las Cooperativas de Iniciativa Social, para facilitar las posibilidades de inserción laboral de aquellos colectivos que presentan mayores dificultades de empleabilidad. Y recuerda que la partida destinada al Programa de oportunidades de Empleo para Personas con Especiales Dificultades es la que más ha crecido en materia de políticas activas desde 2012, con un incremento del 82’17%.

Uno de los elementos más novedosos de esta Estrategia es la habilitación del Registro Telemático de Cooperativas de Ámbito Estatal, con el fin de eliminar trabas administrativas y agilizar la relación entre los ciudadanos y el Registro de Cooperativas.

Asimismo, el documento avanza en medidas que puedan facilitar el relevo generacional, apoyando la transformación de empresas mercantiles ordinarias en entidades de la economía social.

 

Catálogo de entidades y sello distintivo

La Estrategia Nacional de Economía Social 2017-2020 da un primer paso también para crear el primer Catálogo nacional de las entidades de la Economía Social, que se elaborará en coordinación con las comunidades autónomas.

Además, el Gobierno aprobará una Orden Ministerial para crear un Sello de Entidad de la Economía Social, que distinguirá a todas y cada una de las empresas que conforman el sector, y así dotarlas de una mayor visibilidad.

Otra de las novedades en este sentido es la creación de un certificado de profesionalidad específico para la “Puesta en marcha y gestión de entidades de la economía social”, dentro del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

La Estrategia aprobada promociona transversalmente los valores de la Economía Social, generando instrumentos y mecanismos para incrementar el conocimiento de la ciudadanía española y visibilizar el peso, valor añadido y la contribución de estas empresas al desarrollo socioeconómico del país. En este sentido, se institucionalizará el Día Europeo de las empresas de la Economía Social.

La Estrategia promueve también mecanismos de internacionalización, entre los Estados miembros así como con países no pertenecientes a la UE, especialmente con Iberoamérica y el Sur del Mediterráneo.

 

Fuente: Observatorio Español de la Economía Social